miércoles, 21 de marzo de 2018

L' engany - María Beneyto


Jo sóc la dona forta de la Santa Escriptura. 
(Mai no hi hagué més feble, més humil criatura.) 
Mai no hi hagué un silenci més compacte que el meu 
tancant els camins vívids a més crescuda veu. 
Ells em motegen freda, i serena, i valenta. 
I estic plena de pànic i de tristor calenta. 
Ells són sens rels pregones, i sens força i sens pau. 
Ells són el covard sempre, o el dolent, o l’esclau. 
Ells són els vents aqueixos que ajuden tota flama, 
ells, folls, els gots de l’ombra, la veu tensa que clama. 
I jo no sé quin núvol equivocat i estrany 
posà en mi l’aigua aquesta, de font que no em pertany. 
Però mai no vaig dir-los: «Companys, també sóc terra. 
De flama sóc i d’aigua, d’elements sempre en guerra...» 
No els diguí la por meua a la nit, a la mort.
Prop de mi, no sabria que estic morint-me, el fort... 
No és l’estil meu, sabeu-ho, lluir per la ferida 
                              la vida.

domingo, 4 de marzo de 2018

Ítaca - Constantino Cavafis


Cuando emprendas tu viaje a Ítaca
pide que el camino sea largo,
lleno de aventuras, lleno de experiencias.
No temas a los lestrigones ni a los cíclopes
ni al colérico Poseidón,
seres tales jamás hallarás en tu camino,
si tu pensar es elevado, si selecta
es la emoción que toca tu espíritu y tu cuerpo.
Ni a los lestrigones ni a los cíclopes
ni al salvaje Poseidón encontrarás,
si no los llevas dentro de tu alma,
si no los yergue tu alma ante ti.
Pide que el camino sea largo.
Que muchas sean las mañanas de verano
en que llegues -¡con qué placer y alegría!-
a puertos nunca vistos antes.
Detente en los emporios de Fenicia
y hazte con hermosas mercancías,
nácar y coral, ámbar y ébano
y toda suerte de perfumes sensuales,
cuantos más abundantes perfumes sensuales puedas.
Ve a muchas ciudades egipcias
a aprender, a aprender de sus sabios.
Ten siempre a Ítaca en tu mente.
Llegar allí es tu destino.
Mas no apresures nunca el viaje.
Mejor que dure muchos años
y atracar, viejo ya, en la isla,
enriquecido de cuanto ganaste en el camino
sin aguantar a que Ítaca te enriquezca.
Ítaca te brindó tan hermoso viaje.
Sin ella no habrías emprendido el camino.
Pero no tiene ya nada que darte.
Aunque la halles pobre, Ítaca no te ha engañado.
Así, sabio como te has vuelto, con tanta experiencia,
entenderás ya qué significan las Ítacas.


jueves, 28 de diciembre de 2017

No quiero convencer a nadie de nada - Jaime Sabines


No quiero convencer a nadie de nada.

Tratar de convencer a otra persona es indecoroso, es atentar contra su libertad de pensar o de creer o de hacer lo que le dé la gana. Yo quiero solo enseñar, dar a conocer, mostrar, no demostrar. Que cada uno llegue a la verdad por sus propios pasos, y que nadie le llame equivocado o limitado (¿quién es quien para decir esto es así, si la historia de la humanidad no es más que una historia de contradicciones y de tanteos y de búsquedas?).

Si a alguien he de convencer algún día, ese alguien he de ser yo mismo. Convencerme de que no vale la pena llorar, ni afligirse, ni pensar en la muerte. la vejez, la enfermedad y la muerte, de buda, no son más que la muerte, y la muerte es inevitable. Tan inevitable como el nacimiento.

Lo bueno es vivir del mejor modo posible. Peleando, lastimando, acariciando, soñando. (¡pero siempre se vive del mejor modo posible!) mientras yo no pueda respirar bajo el agua, o volar (pero de verdad volar, yo solo, con mis brazos), tendrá que gustarme caminar sobre la tierra, y ser hombre, no pez ni ave.

No tengo ningún deseo de que me digan que la luna es diferente a mis sueños.

domingo, 8 de octubre de 2017

Nostalgia - Mario Benedetti

¿De qué se nutre la nostalgia?
Uno evoca dulzuras
cielos atormentados
tormentas celestiales
escándalos sin ruido
paciencias estiradas
árboles en el viento
oprobios prescindibles
bellezas del mercado
cánticos y alborotos
lloviznas como pena
escopetas de sueño
perdones bien ganados
pero con esos mínimos
no se arma la nostalgia
son meros simulacros
la válida la única
nostalgia es de tu piel.

lunes, 11 de septiembre de 2017

Jaime Sabines

Si te digo que te necesito… te miento. Pero si te digo que no te necesito… también te miento. A ver si me explico, no eres mi aire, no te necesito para respirar, pero sin ti… no siento que respiro. 

lunes, 4 de septiembre de 2017

El expulsado - Juan Gelman

Me echaron de palacio/
no me importó/
Me desterraron de mi tierra/
caminé por la tierra/
Me deportaron de mi lengua/
ella me acompañó/
Me apartaste de vos/ y
se me apagan los huesos/
me abrasan llamas vivas/
estoy expulsado de mí.

martes, 29 de agosto de 2017

Epitafio - Juan Gelman


Un pájaro vivía en mí. 
Una flor viajaba en mi sangre. 
Mi corazón era un violín. 
Quise o no quise. Pero a veces 
me quisieron. También a mí 
me alegraban: la primavera, 
las manos juntas, lo feliz. 
¡Digo que el hombre debe serlo! 
(Aquí yace un pájaro. 
Una flor. 
Un violín).